viernes, 30 de abril de 2010

SALUD, TRABAJADORES

HOMERO
Cuando sale del trabajo, Homero viene pensando
que al bajar del colectivo, esquivará unos autos,
cruzará la avenida, se meterá en el barrio,
pasará dando saludos y monedas a unos vagos.
.
Dobla en el primer pasillo y ve que va llegando,
y un ascensor angosto lo lleva a la puerta del rancho.
Dice estar muy cansado y encima hoy no pagaron,
imposible bajarse de esta rutina y se pregunta ¨¿hasta cuándo?¨
.
Se hace difícil siendo obrero hacerte cargo del pan,
de tu esposa, tus hijos, del alquiler y algo más.
Poco disfruta sus días pensando en cómo hará,
si en ese empleo no pagan y cada vez le piden más.
.
Qué injusticia que no se valoren
eficacia y responsabilidad,
porque él hoy se mató pensando
y es lo mismo que uno más.
.
Homero está cansado, come y se quiere acostar,
vuelve a amanecer y entre diario y mates
se pregunta ¨¿cuánto más?¨
.
Y es así, la vida de un obrero es así,
la vida en el barrio es así,
y pocos son los que van a zafar.
.
Y es así, aprendemos a ser felices así,
la vida del obrero es así
y pocos son los que van a zafar.
.
.
De "Especial" (1999)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada