miércoles, 10 de marzo de 2010

LA CONNOTACIÓN

Connotar significa sugerir un significado que viene a sumarse al sentido propio. Es el valor significativo secundario de una palabra. Es significar una palabra varias ideas, una principal y las demás complementarias.
La connotación es lo “sugerido”. Y si hablamos de denotación, hacemos referencia al sentido literal, es decir, lo que está escrito y tiene un único significado.
.
Por ejemplo: la expresión "¡Mató!" tiene una doble significación:
1) con sentido literal (sentido denotativo): acción de matar, en tiempo pretérito.
2) con sentido sugerido (sentido connotativo): fue genial, algo estupendo, fuera de serie.
.
Lea la siguiente conversación entre una clienta y un librero:
.
-Estoy buscando un libro, que no recuerdo el nombre, sobre dieta alimenticia y ejercicio físico.
-¿Cómo era? -preguntó el librero.
-Delgado pero con buen lomo -contestó la clienta.
.
Esta situación comunicativa puede causar gracia debido al doble sentido que se le pueden otorgar a las palabras "delgado" y "lomo". La interpretación del receptor puede llegar a ser diferente a la intención del emisor. Puede producirse un choque de significaciones.
La cliente (emisora) otorgó a sus palabras el sentido literal, es decir, "delgado" significa que tiene pocas hojas y "buen lomo", que posee una buena encuadernación, de buena calidad y consistencia.
¿Qué sentido le puede dar el receptor a estas palabras? El connotativo: que el libro es flaco ("delgado") pero que tiene buen físico ("buen lomo"), haciendo referencia a los temas del libro (“dieta alimenticia” y “ejercicio físico”).
.
Otras expresiones que pueden tener sentido connotativo:
Es un potro
Joya
Es de madera
¡Fumá!
Le cortó el rostro

.
Lea el siguiente poema de Alfonsina Storni (Suiza, 1892/Argentina, 1938):
-
Dos palabras

Esta noche al oído me has dicho dos palabras
comunes. Dos palabras cansadas
de ser dichas. Palabras
que de viejas son nuevas.
.
Dos palabras tan dulces, que la luna que andaba
filtrando entre las ramas
se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras
que una hormiga pasea por mi cuello y no intento
moverme para echarla.
.
Tan dulces dos palabras
que digo sin quererlo –Oh, qué bella la vida.
Tan dulces y tan mansas
que aceites olorosas sobre el cuerpo derraman.
.
Tan dulces y tan bellas
que nerviosos mis dedos,
se mueven hacia el infinito imitando tijeras.
Oh, mis dedos quisieran
cortar estrellas.
.
En este caso, la connotación no aparece directamente expresada, por lo que se debe suponer cuáles son las “dos palabras” a las que hace referencia el poema de Alfonsina Storni.
.
No solo con palabras se pueden connotar ideas. ¿Por qué crees que habremos elegido la imagen que encabeza este post? ¿Cuál es la lectura denotativa y cuál la connotativa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada