lunes, 11 de enero de 2010

EL TEXTO

El texto es una unidad lingüística —está hecho de palabras— que se estructura u organiza de acuerdo con las normas del idioma y las convenciones sociales, que pone de manifiesto una intención comunicativa y posee características propias de la particular situación pragmática —el uso— en que se produce.
Ejemplos:
.
1)
Yo he repartido papeletas clandestinas,
gritado: ¡VIVA LA LIBERTAD! en plena calle
desafiando a los guardias armados.
Yo participé en la rebelión de abril:
pero palidezco cuando paso por tu casa
y tu sola mirada me hace temblar.
.
Ernesto Cardenal
(Nicaragua, 1925)
.
2)
La célula nerviosa (neurona) es el elemento básico del sistema nervioso, con la misión especial de transmitir información. Consta de un cuerpo celular y una o más fibras ramificadas. Las fibras son de dos tipos, las dendritas, que a través del cuerpo celular reciben información en forma de estímulo por medio de receptores sensoriales u otras células, y el axón, que transmite información a otras células nerviosas.
.
3)
—Hola, ¿cómo estás?
—Bien, ¿y vos? ¡Hace tanto que no nos vemos!
—Es cierto.
.
A pesar de las diferencias que hay entre los tres, cada uno constituye un texto. El del poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, por su sentido y por su forma podemos reconocerlo como un poema; el que habla de la neurona es un texto informativo, científico, y el último es un diálogo entre personas conocidas.
Como lo definimos más arriba, todo texto es una unidad lingüística, es decir, una construcción hecha de palabras; tiene un carácter comunicativo ya que es la comunicación el fin del mismo; posee además un carácter pragmático porque se realiza en una determinada circunstancia (de lugar, de tiempo, donde se destaca la intención del hablante y la relación que hay entre los interlocutores); y, por último, presenta un carácter estructurado, esto es, se organiza de acuerdo con ciertas reglas propias del idioma (versos, oraciones y párrafos, estructura epistolar, etc.).
.
PROPIEDADES DEL TEXTO
.
Para que un enunciado lingüístico pueda ser considerado un texto, debe cumplir con algunas características, ya que un texto no es una mera suma de palabras u oraciones.
Las propiedades textuales son: la adecuación, la coherencia y la cohesión.
.
a) Adecuación: es la propiedad textual que lleva a elegir un determinado lenguaje teniendo en cuenta las circunstancias comunicativas, el destinatario, el tipo de texto que se quiere producir. Es decir, el texto debe ser adecuado, conveniente para una determinada circunstancia de uso.
Ejemplo: Si en la ventanilla de un banco encontramos que alguien ha colocado la siguiente leyenda; “Por favor, respete la fila y espere su turno”, seguramente no nos sorprenderá porque hemos leído indicaciones similares en otras instituciones, pero sí nos resultaría sorprendente o chocante —es decir, inadecuado— un cartel como el siguiente: “Che, no te hagás el vivo y respetá la cola”.
.
b) Coherencia: La coherencia de un texto se relaciona con su contenido, con su significado tanto global como parcial. Un texto coherente es aquel al que se le puede asignar un tema (coherencia global) y cuyas ideas se relacionan entre sí en la medida en que desarrollan gradualmente el tema (coherencia local).
Para que un texto sea coherente, tenga sentido, es necesario:
· Que las ideas o conceptos que se desarrollen estén relacionados por su significado.
· Que el tema se desarrolle progresivamente, es decir, que a medida que avanzamos en el texto, éste aporte nueva información pero en relación con información ya conocida.
· Que el contenido esté organizado jerárquicamente, es decir, que haya ideas principales e ideas secundarias pues no todo tiene la misma relevancia e importancia en un texto.
· Que esa información se distribuya siguiendo el formato o modelo propio del tipo de texto que se quiere producir.
.
c) Cohesión: es la propiedad textual que supone que las oraciones están vinculadas y conectadas entre ellas por elementos concretos que permiten acceder al sentido del texto, porque un texto no es una suma de oraciones sino el producto de las relaciones que se establecen entre ellas.
Para que un texto tenga cohesión, contamos con distintos procedimientos —o recursos— que la lengua nos ofrece: la referencia, la elipsis, la conjunción y la sustitución.
.
Referencia: Son palabras que no tienen significado propio, se refieren a otras palabras o frases que ya han aparecido en el texto. Comúnmente cumplen esta función los pronombres. Es un procedimiento que nos permite sustituir una palabra por otra que se refiere a ella por el cual evitamos reiteraciones que podrían confundir a quien nos escucha.
Ej.: La luna brilla en el firmamento oscuro. Ella parece mirarnos con tristeza.
"Ella" no tiene un significado propio si la utilizamos aisladamente. Pero en este ejemplo es claro que se está "refiriendo" a la luna.
.
Elipsis: Es otra posibilidad que nos ofrece nuestra lengua para no repetir palabras. Consiste en dejar un vacío en el lugar del elemento de la situación.
Ej.: La luna brilla en el firmamento oscuro. Parece mirarnos con tristeza.
En la segunda oración omitimos mencionar al sujeto, ya que lo podemos suponer y no es necesario nombrarlo.
.
Conjunción: Procedimiento mediante el cual utilizamos una palabra o un conjunto de palabras para conectar palabras, frases, oraciones o párrafos con otra estructura similar anterior. A dichas palabras se las denomina conjunciones.
Hay aditivas: suman datos a lo ya dicho (Ej.: El profesor pidió silencio y los alumnos dejaron de conversar); adversativas: introducen una oposición a lo dicho (Ej.: El director técnico del equipo no quiso seguir con la práctica, en cambio los jugadores sí); temporales: establecen una relación en el tiempo (Ej.: Los guardas municipales realizaron el control vehicular; luego dieron por finalizada la tarea diaria); y causales: plantea una relación de causa-consecuencia entre dos ideas (Ej.: Los habitantes del pueblo reaccionaron violentamente porque la policía actuó de manera inadecuada).
.
Sustitución: Procedimiento mediante el cual se sustituye una palabra por otra diferente pero que se refiere al mismo objeto, acción o estado (sinonimia).
Ej.: La presidenta firmó el decreto de necesidad y urgencia esta mañana. La mandataria dijo que sus efectos beneficiarán definitivamente al pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada