domingo, 7 de junio de 2009

FUNCIONES DEL LENGUAJE

La lengua sirve para la comunicación entre las personas, para la comunicación con uno mismo, para crear belleza (arte), etc. Es decir, podemos utilizar el lenguaje con distintos fines. El término funciones del lenguaje alude a las finalidades del uso de la lengua. Todas las conductas verbales, es decir, todos los actos de comunicación que se hacen por medio de la palabra (oral y escrita) tienen propósitos o finalidades (no necesariamente conscientes), las que podrían catalogarse, muy superficialmente como:
1. Informar
2. Influir sobre el receptor
3. Expresar la subjetividad del emisor
4. Mantener la comunicación
5. Crear “arte verbal”
6. Hablar del lenguaje mismo

Las finalidades comunicativas están limitadas a estas seis funciones lingüísticas porque se relaciona cada una de ellas con algún componente del modelo teórico tradicional (Roman Jakobson) sobre la comunicación:

INTENCIÓN / PREDOMINIO DEL / FUNCIÓN DEL LENGUAJE

Informar / Referente / Referencial
Influir / Receptor / Conativa
Expresar la subjetividad / Emisor / Emotiva
Mantener la comunicación / Canal / Fática
Crear arte verbal / Mensaje / Poética
Hablar del lenguaje / Código / Metalingüística

Gráficamente:


Observaciones:
Ø Las funciones son una abstracción teórica. Los hablantes no se plantean deliberada y conscientemente usar una determinada función.
Ø Lo que los hablantes eligen no es una función del lenguaje. Es un tipo de texto o discurso adecuado a la situación y a sus propios deseos o necesidades.
Ø Cada tipo de texto no vehiculiza una sola función, sino varias, pero siempre hay una función predominante.


CARACTERIZACIÓN DE CADA FUNCIÓN

1. Función referencial: El acento está puesto en la comunicación de datos, hechos, ideas, por lo tanto, en el elemento llamado referente. Los textos que vehiculizan esta función en forma predominante son los textos científicos y expositivos.

La púrpura es un colorante que, en la Antigüedad, se empleaba para teñir telas de color rojo intenso, reservadas para la vestimenta de reyes y emperadores. El color en sí —también denominado púrpura— era símbolo de máximo poderío.
Este tinte se obtenía de una sustancia amarilla que segregaban las glándulas de un pequeño caracol llamado múrice que se da en casi todos los mares cálidos. En las playas del Líbano (la antigua Fenicia) se los encuentra aún, y docenas de muchachos están siempre dispuestos a mostrar al viajero curioso cómo puede teñirse un paño de lana.


2. Función conativa: El acento está puesto en el receptor, sobre quien se influye para que actúe o piense de cierta manera. Como este influir sobre el otro es una “apelación” al interlocutor, también se conoce esta función como apelativa. La publicidad y los discursos políticos son ejemplos de algunos tipos de texto que vehiculizan esta función.

La democracia, señores, es el ángel de la fraternidad que ha unido a todos esos hombres de climas diferentes. ¿Sabéis qué bandera lleva a su diestra? La bandera de Mayo. Marchemos, pues, todos unidos como hermanos a la sombra de ese símbolo santo y que ahora como en el pasado, ondeando sobre nuestras cabezas, nos abra el camino de la victoria. ¿Aceptáis mi voto, señores? Me parece que es la mejor, la más digna ofrenda que podemos hacer a Mayo. (Esteban Echeverría, 1805/1851)

3. Función emotiva: El acento está puesto en el emisor, porque esta función está ligada a la necesidad o deseo de expresar la propia interioridad del sujeto hablante, por esta razón se ha vulgarizado el nombre de función expresiva. Los textos portadores de esta función no son los literarios, sino que aparece corrientemente en cualquier texto cotidiano: conversación, carta familiar o íntima donde se manifiesten sentimientos, sensaciones o pensamientos. Esta función aparece en los textos literarios como también pueden aparecer las restantes funciones.

Raquel: Me voy porque creo que lo nuestro no da para más. Te lo dejo escrito porque no tengo la valentía suficiente como para decírtelo en la cara. Lo único que pretendo es el bienestar de los dos. Un beso. Alberto

4. Función fática: Según Jakobson, esta función aparece cuando el mayor interés de los participantes es mantener abierto el canal de comunicación. Generalmente se manifiesta a través de enunciados aparentemente triviales, destinados a informar que el canal sigue abierto o a averiguarlo.

-Hola, hola...
-...
-Hola. ¿Me escuchás?
-Sí, sí, te escucho.
-Ah, bueno, oí un ruido y creí que se había cortado la comunicación.

5. Función poética: Es una función orientada hacia el mensaje, ya que consiste en la creación del mensaje por el mensaje mismo; concepto más fácil de comprender si se reemplaza “mensaje” por “texto”. Se manifiesta en los textos literarios en general (y no únicamente en los poemas); una de cuyas características es vehiculizar todas las funciones y especialmente la emotiva.

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.


Gustavo Adolfo Bécquer

6. Función metalingüística (meta: vuelta reflexiva): Jakobson caracteriza a esta función como la que está centrada en el código, porque el lenguaje es el único código reflexivo que se vuelve sobre sí mismo; es decir, que habla de sí con el mismo código. Es una manifestación del lenguaje hablando de sí mismo; el lenguaje se refleja sobre sí mismo. Estos apuntes serían un ejemplo de esta función.

El sociolingüista Halliday, desde una perspectiva diferente a la de Jakobson, propone tres funciones generalizadas del lenguaje, que aparecen en forma implícita y conjunta en todos los usos de los hablantes: función ideacional, función interpersonal y función textual.

3 comentarios:

  1. tienes la fuente de esta informacion???

    ResponderEliminar
  2. A pesar de que estos "apuntes" se realizan sobre la base de distintas fuentes, este en particular está basado en la teoría propuesta por MARTA MARÍN en su libro "Lingüística y Enseñanza de la Lengua", Buenos Aires, Aique, 2001.

    ResponderEliminar
  3. ok gracias...
    por cierto. Sabes donde puedo encontrar e-books de Chomsky???

    ResponderEliminar